HIERRO

Etimología:

La palabra Hierro proviene del latín Ferrum, la hematita proviene del griego haimatites, sanguíneo, en alusión a su color.

Fórmula química:

Elemento: Fe
Menas: Hematita (Fe2O3), Magnetita (Fe3O4), limonita y goethita (FeO Fe3 O4 + H2O , hidróxido de hierro).

Propiedades físicas:

Hierro:
Número atómico: 26. Peso atómico: 55,85. Punto de fusión: 1539 ºC (2800 ºF).

Hematita:
Sistema: Cristalino: trigonal. Hábito: cristales romboédricos negros bastante aplastados, a veces decididamente laminares y dispuestos como los pétalos de una rosa, más comunes son las masas granulares compactas, a veces con la superficie iridiscente, terrígenas, a menudo de aspecto oolítico, botroidal o concrecional, también se presenta en agregados compactos o granulares. Dureza: 5,5 - 6,5. Densidad: 4,9 - 5,3. Color: negro, rojo o pardo, según las variedades. Raya: rojiza, más o menos parda. Brillo: metálico pero con reflejos de color rojo sangre.

Origen:

El hierro, es después del aluminio el mineral metálico más abundante en la naturaleza, aunque es raro en su forma nativa, su forma metálica no se encuentra en la naturaleza, dada la facilidad con que se oxida, este elemento sólo se encuentra en granos en los basaltos.

La hematita es un mineral accesorio de numerosas rocas eruptivas, en especial en lavas, ya que, respecto a la magnetita, requiere un ambiente oxidante. Es raro en las plutónicas, y en cambio se hace común en las pegmatitas y en los filones hidrotermales. Muchas se forman en ambientes sedimentarios por diagénesis de la limonita, manteniéndose la forma concrecional y oolítica. Permanece estable en ambiente metamórfico de bajo grado, donde incluso llega a sustituir pseudomórficamente a la magnetita. Se encuentra también en los productos de sublimación de las exhalaciones volcánicas.

Antecedentes en Venezuela:

Aun cuando los españoles le dieron prioridad a la minería sobre las otras actividades económicas durante la Conquista y los primeros tiempos de la colonia, no existen citas sobre el descubrimiento de minerales de hierro durante ese período, ya que el pensamiento mercantilista predominaba, traducido en la búsqueda del codiciado oro.

Los Capuchinos catalanes, quienes llegaron a nuestro país en 1724, explotaron el mineral en la Guayana venezolana. Testimonio de esto lo constituye las ruinas de la hacienda Santa Rosa de Nuevo Mundo, situada a 23 Km al suroeste de Ciudad Bolívar, las minas de Capapuy o minas frailescas, en las cercanías de Upata y los vestigios de la existencia de la Forja Catalana, cerca de las minas de Nuevo Mundo.

Fuera del contexto colonial, el primer hecho relativo a la industria del mineral del hierro lo constituyó el otorgamiento del Ejecutivo Federal de una concesión en 1883, situado en el antiguo Territorio Federal Delta Amacuro. Sin embargo su explotación en forma racional en gran escala se inició en el año de 1950 en las minas del Pao y en 1954 en Cerro Bolívar. Ambos yacimientos fueron explotados por concesionarios transnacionales hasta 1974 cuando ocurrió la nacionalización de esta industria por parte del gobierno venezolano.

Localización:

Se conoce la existencia de yacimientos sedimentarios en Lara suroccidental, depósitos metasomáticos en el Estado Miranda, yacimientos laminados en los estados: Apure, Bolívar y Delta Amacuro, yacimientos de grano grueso ubicados al norte de la Falla de El Pao en el Estado Bolívar (Cerro El Pao, Cerro Gutiérrez, Cerro La Imperial, Cerro Las Grullas, Cerro Piacoa, pequeños yacimientos ubicados al norte de la Falla de El Pao), yacimientos de grano medio en el Cerro María Luisa (Estado Bolívar), pequeños yacimientos localizados en el área de El Guri, pequeños yacimientos localizados al sur de la Falla Guri - Río Carapo Estado Bolívar, Cerro Bolívar, menas tipo Cerro Bolívar, otros yacimientos tipo Cerro Bolívar, menas de bajo tenor.

Yacimientos sedimentarios de Lara suroccidental: los depósitos tipifican los clásicos niveles sedimentarios oolíticos de óxidos, hidróxidos y silicatos depositados en ambientes costeros de gran movilidad. Los depósitos se asocian con la Formación Quebrada Arriba. Litológicamente esta formación, se caracteriza por el predominio de rocas ferruginosas con chamosita, formando paquetes de capas individualmente delgadas. La roca es una típica limolita subgrauváquica de textura oolítica, densa uniforme con matriz limo-arcillosa y se destaca claramente por su color de meteorización rojo ladrillo oscuro. La roca fresca varía entre un color verde aceituna a marrón rojizo claro. Las zonas ferríferas económicas se ubican dentro de las secuencias limolíticas como capas macizas y uniformes de niveles hematitizados y limonitizados oolíticos con espesores que superan los 10 m. La zona de mayor interés, ubicada al sur del área de Jaboncito, fue perforada por el Ministerio de Energía y Minas durante 1979. Los núcleos mostraron (llegaron hasta los 90 m) una típica roca oolítica, muy rica en hematita y goethita en su parte superior y enriquecida con chamosita y otros silicatos de hirro en las zonas más profundas.

Depósitos metasomáticos en el Estado Miranda: Existen afloramientos de mineral de hierro a lo largo de la Cordillera de la Costa desde Virongo hasta Araira, de los cuales el más conocido es El Dorado, a 3 Km al norte de la población de Capaya, a 25 Km al oeste del puerto de Higuerote y 125 Km al este de Caracas. El Dorado es un yacimiento de hematita especular de grano, originado por reemplazamiento hidrotermal en esquistos calcáreos de la Formación Las Brisas del Grupo Caracas. La parte central del yacimiento está formada por hematita con calcita diseminada, bandas de limonita y vetas delgadas de cuarzo. Las márgenes del yacimiento están formadas por una intercalación de esquistos con hematita y esquisto no reemplazado.

Yacimientos laminados del Estado Apure: Mc Candless (1965) en RODRIGUEZ 1986 describe afloramientos de óxidos de hierro, hematíticos sedimentarios, en la Galeras de Cinaruco, a 55 Km al noreste de la desembocadura del Meta del Orinoco, y a 150 Km al sur de San Fernando de Apure. También describe otros afloramientos en el Valle del Río Villacoa. Afluente del Parguaza.

Estos afloramientos pertenecen (de acuerdo con Mc Candless) a la Formación Cinaruco, la cual se encuentra plegada en forma de sinclinales comprimidos, tanto en Cinaruco como en Villacoa. La Formación Cinaruco está constituida por cuarcitas, filitas y esquistos sericíticos, con algunas filitas ferruginosas y cuarcitas ferruginosas. Contiene además, uno o varios conglomerados intraformacionales.

Yacimientos laminados en los estados Bolívar y Delta Amacuro: aquí se encuentran los yacimientos de hierro más importantes de Venezuela, asociados a las rocas del Complejo de Imataca, que aflora al sur del Orinoco en una faja de 100 Km de ancho por 500 Km de largo, desde el Río Caura hasta cerca de la desembocadura del Río Orinoco en el Océano Atlántico. Las formaciones de hierro constituyen menos del 1% del total de las rocas del complejo. Este porcentaje mínimo se destaca por su persistencia en forma de capas delgadas lenticulares en el área ocupada por el complejo, 500 Km2, y por algunas acumulaciones excepcionales de las cuales se forman los grandes yacimientos residuales de mineral de hierro.

Las formaciones de hierro son secuencias de bandas delgadas ricas en óxido de hierro intercaladas con bandas delgadas de sílice. Su contenido de hierro varía de 35% a 45%. El espesor de las lentes del complejo varía, en general, de pocos centímetros a 10 m de espesor, ocasionalmente alcanzan espesores de hasta 200 m. Sobre estas últimas se formaron los grandes yacimientos residuales de mineral de hierro que afloran en una o varias capas en secuencias de anfibolitas, granulitas y gneises cuarzo-feldespáticos blancos, grises y rosados. La hematita es el óxido de hierro dominante, y en menor cantidad se encuentra la magnetita. Ortopiroxeno es, generalmente, el silicato ferromagnesiano presente.

Los óxidos de hierro se concentran en forma de bolsones granulares sueltos que están protegidos contra la erosión por una costra goetítica que se desarrolla como en todos los depósitos residuales lateríticos. Cuando la costra no se formó o se derrumbó, los finos fueron erosionados y las formaciones de hierro aparecen desnudas y en estado fresco.

En el Complejo Imataca afloran tres tipos de formación de hierro que originan yacimientos importantes: los de grano grueso, localizadas al norte de la Falla de El Pao, el diámetro de su grano es superior a 1 mm; las de grano medio localizadas entre la Falla de El Pao y la Falla de Guri-Río Carapo; el diámetro de su grano varía alrededor de 1 mm; las de grano fino, localizadas al sur de la Falla de Guri-Río Carapo y el diámetro de su grano es inferior a 1mm.

Yacimientos de grano grueso: al norte de la Falla de El Pao afloran esporádicamente formaciones de hierro de grano fino, con diámetro variable. Estas formaciones tienen en general, estructura gnéisica en la cual bandas pobres en sílice con menos de 15 %, alternan con bandas ricas en óxido de hierro con más de 60 %. Estas bandas ricas se presentan, a veces, como lentejones de mena dura.

Asociadas a estas formaciones de hierro de grano grueso se encuentran las menas duras de grano grueso del tipo El Pao, donde el diámetro de los cristales varía de 1 mm a 4cm. Intercaladas con estas menas se encuentran rocas máficas: esquistos, gneises y rocas granulares piroxénicas. Entre los principales yacimientos de mena dura tipo El Pao se describen a continuación:

  1. Cerro El Pao: fue uno de los primeros yacimientos de mineral de hierro que se descubrió y se puso en explotación en Venezuela. Está localizado a 45 Km al sur de Ciudad Guayana sobre una colina de 650 m de elevación sostenida contra la erosión por afloramientos de mineral y formación de hierro. Las estructuras principales son dos sinclinales cuyos ejes se encuentran en ángulo recto con respecto al otro y están entrelazados por un anticlinal. El yacimiento está formado por lentes de mena dura que varían de 10 a 30 m de espesor, en contacto con mena blanda silícea de bajo tenor (formación de hierro meteorizada). Ambas menas se explotan conjuntamente. La explotación se efectúa a cielo abierto, se diseñan bancos de 13 m de altura con una pendiente óptima que permita la extracción de la relación mena/escombros más favorable para la estabilidad del talud. También se toma en cuenta la presencia de la formación de hierro y del yacimiento de manganeso de bajo tenor, subyacentes, que de ser removidos ocasionarían costosas pilas de almacenamiento. El mineral se carga en camiones, por palas eléctricas, para ser acarreado hasta la planta de trituración, adyacente a la mina, donde se le reduce a 2 1/2 pulgadas. El mineral pasa luego a una tolva donde cargan vagones de 64 toneladas de capacidad. Luego se arman trenes de 44 vagones que transportan el mineral por una vía férrea, de 57 Km, hasta el Puerto de Palúa en el Río Orinoco.
  2. Cerro Gutiérrez: es una colina de 1 Km de largo sostenida contra la erosión por mena dura tipo El Pao y por formación de hierro grano grueso. Allí se han efectuado 19 perforaciones rotativas de diamante que han servido de base para la preparación de secciones y para un plan de explotación futura.
  3. Cerro La Imperial: es una colina de 2 Km de largo por 1 Km de ancho localizada en la margen sur del Río Orinoco, inmediatamente al este de la población de Los Castillos en el Estado Delta Amacuro. El yacimiento fue explotado en varias épocas desde 1911 hasta 1944 por medio de muestreos de superficie, calicatas y taladros con equipos rotativos de diamante. Con esta información se dibujaron nueve secciones transversales esquemáticas. De los análisis químicos se deduce que los huecos fueron terminados cuando el contenido de sílice era elevado; es decir, la parte explorada corresponde a las formación de hierro enriquecida por la meteorización. La Imperial, a 180 m sobre el nivel del Río Orinoco constituye un yacimiento ideal para la concentración previa, el río al pie del cerro tiene 30 pies de profundidad (10 m aproximadamente), y además, cerca se encuentra el canal que comunica a Ciudad Guayana con el mar.
  4. Cerro Las Grullas: la colina que le da el nombre al distrito de Las Grullas esta situada a 45 Km al noroeste del El Pao y a 20 Km al noroeste de Upata. El distrito consiste de un grupo colinas de tope plano, de la misma elevación aproximada sostenida contra la erosión por yacimientos de mena dura tipo El Pao y por lateritas ferruginosas. La ex-concesionaria Orinoco Mining Company exploró, entre 1945 y 1952, diez yacimientos por medio de 123 huecos de exploración de una profundidad variable 10 a 143 m. Por geología de superficie se extendió la información a 18 yacimientos adicionales. Cuando se estudiaron estos yacimientos se consideraba que las menas tipo El Pao eran de origen magmático, por lo que era de esperarse importantes yacimientos a profundidad, especialmente si se toma en cuenta que se obtuvieron muchas anomalías positivas con el magnetómetro. Por esta razón se realizaron 6.000 m de perforación para explorer tanto colinas grandes como pequeñas. Las lentes de mena dura se encuentran intercaladas con las formaciones de hierro probablemente son de origen simultáneo. Los yacimientos más importantes son Las Tetas con 176 x 106 Tm y La Mina 125 x 105 Tm. La mena dominante en los yacimientos de Las Grullas es silícea, de grano grueso a, maciza y de alto contenido de hierro. El mineral de estos yacimientos representa una reserva potencial importante. La única vía de acceso para Las Grullas es un camino para vehículos de doble transmisión, que carece de puentes, por lo que a veces no es transitable durante el período de lluvias.
  5. Cerro Piacoa: es una colina de 3 Km de largo por uno de ancho y 165 m sobre, la sabana circundante, localizada a 3 Km al Sur del Caño Piacoa, del Delta del Orinoco. La ex-concesionaria Orinoco Mining Company perforó 23 huecos usando rotativos con brocas de diamante, hasta profundidades variables de 28 m a 180 m. Se perforaron 2.100 m en total. Sobre secciones transversales espaciadas cada 300 m se realizaron perforaciones cada 100 m o cada 200 m. Se tomaron muestras de núcleo cada 1,50 m de recorrido. Se analizaron solo algunos intervalos para hierro y sílice. El Cerro Piacoa esta constituido por formación de hierro plegada y alojada en la parte superior en forma de un sinclinal con flancos de suave buzamiento. La formación de hierro del yacimiento, según la información de los sondeos, reposan sobre el Complejo de Imataca que en este sitio esta constituido por gneises graníticos intercalados con: esquistos biotíticos, cloríticos y sericíticos; bandas lenticulares de formación de hierro; y rocas básicas semejantes a las granulitas máficas de El Pao. En El Pao las rocas básicas reposan encima de la mena dura, en cambio en Piacoa reposan debajo de la formación de hierro. La mena dura de Piacoa se encuentra en forma de lentes interbandeados en la formación de hierro. La mayor parte del yacimiento esta constituido por formación de hierro blanda originada por meteorización incompleta a partir de formación de hierro dura. La mena blanda está protegida contra la erosión por casquetes de mena residual. La mayor parte es mena silícea con más de 18% de sílice y menos de 55% de hierro seco.
  6. Pequeños yacimientos esparcidos al norte de la falla del El Pao: además de los yacimientos descritos, esparcidos en el área ocupada por el Complejo de Imataca al norte de la falla de El Pao, se encuentran pequeños yacimientos constituidos por lentejones de mena dura, tipo El Pao, interbandeados en la formación de hierro de grano grueso. Estos pequeños yacimientos forman filas alargadas cuando se encuentran en forma de capas intercaladas con los gneises o forman pequeños depósitos de mena residual cuando las formaciones de hierro se encuentran plegadas y alojadas en la parte superior de las colinas que las sostienen. No hay vías de comunicación para la mayoría de estos pequeños yacimientos de mineral de hierro.
  7. Yacimientos de grano medio: el diámetro de los cristales varía alrededor de un milímetro, afloran entre la Falla de El Pao y la Falla de Guri-Río Carapo. Los yacimientos de esta zona se dividen en: Cerro Maria Luisa y Pequeños yacimientos localizados en el área de Guri.

    1. Cerro María Luisa: esta ubicado en Distrito Heres del Estado Bolívar, a 5 Km al oeste de la presa Raúl Leoni (Guri) y a 85 Km al sureste de Ciudad Guayana. Maria Luisa esta formado por dos filas de dirección noroeste, una occidental Cerro Los Valleses-Petaquero y otra oriental Cerro Plateado. Estas colinas forman parte del flanco sur del anticlinorio de María Luisa. Ambas colinas están constituidas por formación de hierro de grano medio la cual, por meteorización, ha sido transformada en una sede de lentes irregulares en espesor y longitud. La formación de hierro blanda y dura se encuentra interdigitada en forma de lentes irregulares y están cubiertas por casquetes de costra de la mena residual que protege a la mena blanda contra la erosión. Las lentes de los diferentes materiales mencionados son irregulares, por lo tanto no pueden ubicarse por separado. El mineral en conjunto contiene un promedio de 46% de hierro seco y 25,4 de sílice. María Luisa no se encuentra en producción actualmente. Estos yacimientos están excelentemente localizados a un kilómetro de la línea de transmisión eléctrica del Complejo de Guri, a 5 Km del Río Caroní, que contiene agua abundante, y a un kilómetro al este de la progresiva Km 81 del ferrocarril Puerto Ordaz-Cerro Bolívar.
    2. Pequeños yacimientos localizados en el área de Guri (entre la Falla de El Pao y la Falla de Guri-Río Carapo): se denomina área de Guri, la zona de unos 30 Km de ancho, en su parte central, limitada al oeste por el Río Caroní, al sur por el Río Guri y al norte por la carretera que va de Upata al Paso de Caruachi. En el área de Guri afloran capas lenticulares de formación de hierro de espesor variable de 1 a 12 m. Estas lentes se disponen a lo largo del rumbo de la foliación de los gneises con los cuales se encuentran intercalados y como son más resistentes a la erosión sirven de espinazos a filas alargadas. Cuando las formaciones de hierro están plegadas en la parte superior de la columna estratigráfica expuesta forman un perfil de erosión estable por lo que se han formado pequeños yacimientos de mena residual y formación de hierro enriquecida por la meteorización. El tenor de la mena residual varía de 58% a 64% de hierro seco y el de las formaciones de hierro de 35% a 45% de hierro seco. El área es accesible por la carretera de Upata-Caruachi-Ciudad Bolívar, que la limita por el norte. El resto del área es accesible solo por vehículo de tracción en las cuatro ruedas, a lo largo de caminos vecinales de hatos cultivados en la región.
    3. Yacimientos de grano fino (menas tipo Cerro Bolívar): Al sur de Falla Guri-Rio Carapo afloran formaciones de hierro de grano fino, laminadas, tipo Lago Superior, en las cuales el diámetro de los cristales es inferior a un milímetro. Por meteorización tropical, al lixiviarse la sílice y concentrarse los óxidos de hierro se derivaron las menas residuales de grano fino tipo Cerro Bolívar.

      Las formaciones de hierro están constituidas por un interbandeamiento de láminas ricas en hematita y de láminas ricas en sílice. Esporádicamente, contienen intercalaciones de capas de feldespatos ferromagnesianos y de otras rocas como anfibolitas, esquistos verdes y gneises. Según el tipo de intercalación presente, se formara: Hematita, a partir de formación de hierro puro, Limonita, a partir de silicatos ferromagnesianos; y Lateritas a partir de anfibolitas, esquistos verdes y gneises.

      Los yacimientos residuales más ricos se originan cuando las formaciones de hierro alcanzan un estado de meteorización avanzada. En estos yacimientos la mena pasa gradualmente al piso o muro con un rango en sílice variable de 0% a 18%.

      Las propiedades físicas de la mena son también variables dependientes de la meteorización: en la parte inferior domina el proceso de lixiviación de la sílice que origina mena hematítica, friable o limonita blanda terrosa. En cambio, en la parte posterior se desarrolla una zona de oxidación que es afectada por los períodos alternos de sequía o pluviosidad; esta condición favorece la formación de hidróxidos de hierro y de aluminio, que cementan los granos de mineral. Se genera así un casquete de espesor irregular que protege contra la erosión a la mena friable subyacente. La estructura de la costra puede ser bandeada, maciza o cavernosa. Los principales yacimientos de grano fino son el Cerro Bolívar y los cerros El Trueno, Altamira, San Isidro, San Joaquín, Las Pailas, Los Barrancos, La Estrella, Redondo, Toribio y Arimagua.

      1. Cerro Bolívar: es una colina de 12 Km de largo por 3 de ancho donde afloran yacimientos residuales de mineral de hierro de grano fino. La estructura principal en Cerro Bolívar es un anticlinal flanqueado por dos sinclinales. Sobre los flancos del anticlinal descansan bandas de gneis y anfibolitas meteorizadas, sobre los cuales yacen los sinclinales. Los cuerpos de mena residual se desarrollaron principalmente sobre los fondos de los sinclinales. El mineral se carga en camiones de hasta 102 Tm por medio de palas eléctricas con capacidad de 103 Tm/h. Los camiones descargan en vagones de 90 toneladas con los cuales se arman trenes de 125 vagones, que son transportados a Puerto Ordaz tirados por tres locomotoras diesel. De acuerdo con el resultado de los análisis químicos de un muestreo previo realizado en el patio del ferrocarril de Cerro Bolívar, y previa fragmentación hasta un tamaño máximo de 4 pulgadas, el mineral se distribuye en una de las siguientes formas: el mineral se descarga directamente en las bodegas del barco, en caso que éste esté en puerto esperando el tipo de mineral `'todo en uno". La porción del mineral que no se carga directamente, toma uno de los siguientes caminos: se almacena en la pila "todo en uno", o es triturada, secada, cribada y almacenada de acuerdo con su granulometría o, finalmente, es prereducido en la planta de briquetas.
      2. Otros Yacimientos tipo Cerro Bolívar: los demás yacimientos de grano fino son semejantes a Cerro Bolívar en cuanto a composición química, física y complejidad estructural: El Trueno, Altamira, San Isidro, San Joaquín, Las Pailas, Los Barrancos, Ricardo, La Estrella, Redondo, Toribio, Arimagua.

Pequeños yacimientos localizados al sur de la Falla de Guri-Río Carapo: además de los yacimientos descritos, esparcidos en el área ocupada por el Complejo de Imataca al sur de la Falla de Guri-Río Carapo, se encuentran pequeños yacimientos constituidos por formaciones de hierro y mena residual de grano fino tipo Cerro Bolívar. Estos pequeños yacimientos forman filas alargadas cuando las formaciones de hierro se encuentran intercaladas en el gneis o forman pequeños depósitos de mena residual cuando dichas formaciones se hallan plegadas y alojadas en la parte superior de las colinas que las soportan. No hay vías de comunicación para la mayoría de estos pequeños yacimientos de mineral de hierro.

Menas de bajo tenor: Actualmente, en Venezuela, se puede explotar y vender con beneficio económico el mineral de hierro con más de 55% de hierro seco y menos de 18% de sílice. Todo mineral que contenga más de 18% de sílice y menos de 55°/o de hierro se considera mena de bajo tenor.

Las capas lenticulares delgadas de formación de hierro que afloran en el Complejo de Imataca al ser erosionadas, generan fragmentos que se acumulan en las laderas de las colinas formando una coraza protectora de las rocas subyacentes y produciendo la impresión de que se trata de un yacimiento grande de formación de hierro (cuarcita ferruginosa). Este hecho conduce a sobrestimar las reservas de mineral de hiero de bajo tenor en el Complejo de Imataca, que yacen debajo de los yacimientos de menas residuales.

Aplicación:

En la Industria Siderúrgica se utiliza en aleación con otros minerales (aluminio y otros metales) para obtener acero y derivados, elaboración de estructuras para la construcción de edificios, puentes, artículos del hogar, partes para vehículos, etc.

Asociaciones:

Magnetita (Fe3O4), contenido máximo de hierro 72,4%; la hematita (Fe2O3), con un contenido máximo de hierro de 69,9%; la limonita y goethita ( FeO Fe3 O4 + H2O , hidróxido de hierro) con un tenor variable entre 56 y 65%, la pirrotina no es una mena del hierro, la pirita sólo en sus productos de tostación, oligisto, siderita.

Estadísticas y mercado:

En Venezuela, los yacimientos del mineral de hierro son de origen sedimentario y están constituidos principalmente por hematita y en menor proporción por magnetita, limonita y goethita.

Estos yacimientos, considerados comercialmente explotables, reúnen una serie de condiciones que rara vez se presentan en otras partes, como son:

  1. Un tenor no inferior al 50%.
  2. Un mineral constituido principalmente por hematita con un porcentaje muy bajo de elementos indeseables.
  3. Una situación geológica que facilita su explotación a cielo abierto y facilidades de transporte por su cercanía al Río Orinoco, lo que permite el desplazamiento de grandes cargueros de mineral.
  4. Su cercanía a otra materias primas y a la energía necesaria para el establecimiento de una industria siderúrgica.
  5. Las condiciones climatológicas de la región permiten su explotación y transporte durante todo el año.

Con el aumento del consumo interno se ha querido disminuir la exportación del mineral en bruto y/o transformado. Sin embargo, las exportaciones han continuado por arriba de 50% de la producción nacional.

Así, en 1998 de 19 Mtm, se exportaron cerca de 7 millones de toneladas, por un valor de 163,2 millones de dólares, estimándose ahora una severa baja en la producción hasta llegar a los 13 Mtm, lo que significa una baja de 22% durante el año 1999 en relación con el anterior.

Referencias:

CAMIVEN: 1999 FUE UN MAL AÑO PARA LA INDUSTRIA MINERA. Economía Hoy, Caracas, (Venezuela), 24/01/00.

GOLD G, G, & J. JUBANY CASANOVAS. Atlas de mineralogía. s.l., Colección de ATLAS DE CIENCIAS, EDIBOOK, SA, 94 p.

KLOCKMANN, F. & RAMDOHR. P. (1955). Tratado de Mineralogía. Barcelona. Edit. Gustavo Gili. 716 p.

LICCIONI, J R. Consideraciones sobre el Hierro, Caracas. Edit. La Alquitrana. 72 p.

MINISTERIO DE ENERGIA Y MINAS, DIRECCIÓN DE GEOLOGÍA (1981). Minerales de Venezuela, Boletín de Geología, Publicación especial Nº 8, Caracas. 119 p.

MINISTERIO DE MINAS E HIDROCARBUROS, DIRECCIÓN GENERAL (1963). La industria minera de Venezuela, Caracas. 79 p.

MOTTANA, A. CRESPI, R. & LIBORIO, G.(1978). Minerales y Rocas, Guías de la naturaleza. Barcelona. Editorial Grijalbo, 605 p.

RODRIGUEZ, S. (1986). Recursos Minerales de Venezuela. Boletín del Ministerio de Energía y Minas, Caracas. 15(27). 215 p.

| Página Principal de Minerales | Listado de Minerales |
| Código Geológico de Venezuela | Enviar Comentarios
|

© PDVSA-Intevep, 1997