FOSFATOS

Etimología:

La fuente mineral potencial de fósforo más importante en el suelo es el apatito, que proviene de la palabra griega apatao, que quiere decir equivocar, porque se confundía con algunas gemas.

Fórmula química:

Elemento: Fósforo P
Mena: Apatito Ca5[PO4]3 (F, Cl, OH, O).


Propiedades físicas:

Apatito:
Sistema: Hexagonal. Hábito: se presenta en masas granudas y compactas y en cristales prismáticos largos, generalmente terminados por pirámides. Color: tiene una amplia gama de colores, según los cationes que contenga, variando del amarillo, el más común, al verde, azul o violeta. Raya: blanca. Brillo: vítreo. Dureza: 5. Densidad: 3,1 - 3,2.

Descripción:

En la naturaleza existen numerosos minerales del grupo de los fosfatos (250 aproximadamente) pero la mayoría de ellos son muy raros y sin ninguna importancia económica. Geológica y técnicamente es un mineral importante, principal portador del ácido fosfórico en el reino mineral; muy difundido en toda suerte de yacimientos del más variado origen, por su importancia como elemento constitutivo de las rocas eruptivas de toda especie y acompañante de los minerales metálicos.

El apatito, tiene al menos tres formas dependiendo del anión presente: fluorapatita, cloroapatita e hidroxiapatita [Ca5(F,Cl, OH)(PO4)3]. Normalmente el apatito (se encuentra concentrada en depósitos denominados fosforita o roca fosfatada).

La fertilidad potencial natural de los suelos respecto al fósforo, depende de la cantidad de apatito, proveniente de los materiales parentales que contengan en sus fracciones de limo y arena.

Origen:

Las explotaciones de fosfatos provienen de depósitos orgánicos formados por restos de seres vivos. Gran parte de los minerales de este grupo son de origen secundario. Las fosforitas son de origen bioquímico, pero el apatito, es muy frecuente que se presente como accesorio de muchas rocas ígneas, sedimentarias y metamórficas.

Localización:

Venezuela cuenta con importantes depósitos fosfáticos del Cretáceo y del Terciario Superior, los cuales se encuentran bajo minería con miras a producir materia prima para la industria de los fertilizantes y petroquímica.

Se han ubicado depósitos comerciales de fosfatos en Falcón, Zulia y Táchira, y algunas manifestaciones en Lara, Mérida y Trujillo. Muy posiblemente, en vista de sus características litológicas, la extensa Formación Querecual del Oriente del país puede poseer secuencias fosfáticas.

Estado Falcón: los depósitos se localizan a lo largo de una extensa faja, que se extiende desde Lizardo hasta Santa Cruz de Bucaral. Todos los depósitos se asocian con la Formación Capadare, una unidad del Mioceno, la cual cubre una extensa superficie de Falcón suroriental. Los depósitos de Lizardo constituyen varios mantos casi horizontales, intercalados con arcillas y calizas de la Formación Capadare; gran parte de estos depósitos afloran a lo largo del cerro Chichiriviche. Genéticamente en el yacimiento se identifican dos tipos de fosfato: uno alumínico y otro de calcio. El horizonte de fosfato alumínico, normalmente se ubica en el tope del nivel superior, mientras que el fosfato de calcio se encuentra en un segundo nivel a mayor profundidad. En la región de Sanare-Yaracuybare los depósitos se caracterizan por sus pequeñas dimensiones, se extrema lenticularidad y su íntima relación con dolomitas parcialmente silicatadas. En la región de Sanare las secuencias fosfáticas constituyen pequeños cuerpos sumamente tectonizados debido a fallamientos que han truncado totalmente la secuencia normal de la formación. Los restos de los niveles de fosfato se ubican en contacto con dolomitas macizas, uniformes y ricas en sílice de carácter tectónico. En la zona de Yaracuybare, los depósitos de fosfatos en forma lenticular se extienden por más de 200 m, con espesores superiores a los 5 m. Se encuentran en contacto con dolomitas masivas, densas, coherentes y con conglomerados dolomítico-calcáreos. En Riecito, la explotación se ha realizado para la producción de superfosfato y ácido fosfórico. Estos depósitos son los más conocidos en el Estado Falcón.

Depósitos de roca fosfática del Estado Táchira: en la región central las unidades fosfáticas se asocian a la Formación La Luna, una típica unidad del Cretáceo Superior, la cual se encuentra en contacto con las formaciones Capacho y Colón. Una de las secciones más completas de esta unidad, la cual aflora en la Quebrada Zorca, presenta dos miembros bien característicos: uno lutítico inferior y uno superior calcáreo-ftanítico. Las lutitas del miembro inferior son finamente laminadas, de color gris claro a oscuro y negro, muy duras parcialmente calcáreas y bien estratificadas en capas delgadas. En este miembro abundan las típicas concreciones elipsoidales de caliza negra, dura, fosilífera y piritosa. El miembro superior está constituido esencialmente de caliza laminar, negra, fosilífera, carbonácea, bituminosa, y calizas ftaníticas en las cuales se aprecia una transición gradual de caliza a la caliza-ftanítica. En la parte superior de la sección, se encuentran horizontes de ftanita negra, muy dura, de lustre vítreo y fractura concoidal, en capas delgadas que generalmente no exceden de 0,20 m de espesor. Intercalados en las calizas-ftaníticas y ftanitas, se encuentran los horizontes de fosforita uraníferas en capas generalmente gruesas, bien estratificadas, de textura oolítica y color gris claro a oscuro, muy densas bituminosas, calcáreas y con apreciable contenido de detritos arenáceos y ftaníticos. De acuerdo a los estudios de campo, se han ubicado capas fosfáticas en las zonas de La Llanada, Lobatera, La Molina, La Blanca, Las Adjuntas, San Jacinto, Berlín, El Pueblito, El Corozo y al norte del pueblo de Independencia (Carmona, 1955, en RODRÍGUEZ, 1986). Como consecuencia de los estudios realizados en la región suroriental del Estado Táchira, fueron ubicadas importantes zona fosfáticas entre las poblaciones de Abejales y Navay. Geológicamente, la zona se caracteriza por la presencia de rocas cretáceas, las cuales pertenecen a la cuenca sedimentaria Barinas-Apure, donde las rocas del Cretáceo se pueden dividir en dos partes: una sucesión Barremiense-Turoniense integrada por las formaciones Río Negro, Aguardiente y Escandalosa (esta útima, equivalente lateral glauconítico de la Formación Capacho), y otra sección del Cretáceo Superior integradas por las formaciones Navay (portadora de fosfatos) y Burgüita, equivalente de la formaciones La Luna y Colón de la cuenca sedimentaria denominada Surco del Uribante.

Depósitos de roca fosfática de Mérida Central: aquí se encuentra una importante faja de roca fosfática que se extiende por más de 70 Km., desde Jají hasta Las Hernández, atravesando las áreas de Chiguará y Zea.

Geológicamente el horizonte fosfático está asociado con el Miembro Tres Esquinas, parte superior de la Formación La Luna. El nivel económico varía en espesor entre 1,50 y 3 m y las características estructurales regionales hacen que la capa varíe en buzamiento desde más de 45º hasta casi horizontal. Mineralógicamente la mena está constituida por colofano, el cuarzo y la glauconita los minerales esenciales.

Depósitos de roca fosfática del Estado Zulia: tiene una importante reserva de rocas fosfáticas asociadas con la Formación La Luna. Las características estratigráficas litológicas, mineralógicas de estas secuencias, son similares a los niveles fosfáticos ubicados y estudiados en la región central del Estado Táchira.

En el Estado Zulia, el intervalo fosfático de mayor importancia debido a su extensión y caracteres tectónicos se ubica a lo largo de la región más oriental de la Sierra de Perijá. Otras zonas de esa Sierra, especialmente aquellas ubicadas hacia la región noroccidental, cerca de la frontera con la República de Colombia, presentan también intervalos fosfáticos de importancia económica.

El intervalo ubicado en la zona oriental de la Sierra de Perijá, se extiende desde la Quebrada La Luna, al oeste de la Villa del Rosario, hasta el pueblo de Los Ángeles del Tocuco, a lo largo de una faja de 75 Km.

Tectónicamente, la faja a diferencia de las zonas fosfáticas del Táchira Central, no presentan muchos transtornos estructurales con la excepción de la región de los ríos Aponcito, Maracón y Cogollo. El intervalo fosfático se asocia exclusivamente con las secuencias de chert de la Formación La Luna. Las capas de fosfatos se ubican preferentemente en la parte superior de la unidad, con espesores que varían entre 0,50 y 1 m , e intervalos de hasta 2 m de capas delgadas de fosforita intercaladas con calizas laminares, cuyo contenido de P2O5 es superior al 5%. En el contacto superior de esta formación, ocurre un intervalo glauconítico de gran extensión regional y espesor promedio de 7 m, cuya parte basal contiene valores de P2O5 superiores al 15%.

Aplicación:

En el caso del Apatito, la forma criptocristalina (fosforita), se emplea como fertilizante y en la industria química. Los cristales transparentes y de bellos colores se utilizan como gemas a pesar de su escasa dureza. Esta fosforita o roca fosfatada, es un material que es procesado industrialmente para la fabricación de fertilizante fosforado. La Monacita [(Ce, La, Y, Th)PO4], es otro fosfato que es la principal mena de torio (Th), elemento radioactivo que se utiliza para obtener energía atómica.

Asociaciones:

La Monacita [(Ce, La, Y, Th)PO4], el Apatito Ca5[PO4]3 (F, Cl, OH,O), la Piromorfita (Pb5Cl(PO4)3, la Mimetita (Pb5Cl(AsO4)3, la Lazulita (Mg, Fg)Al2(OHPO4)2, y la Autunita (Ca(UO2)2(PO4)2 . 8-12H2O.

Referencias:

CASANOVA, E. (1996). Introducción a la Ciencia del Suelo. Universidad Central de Venezuela, Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, Caracas, 380 p.

GOLD G. G. & J. JUBANY CASANOVAS. Atlas de mineralogía. s.I., Colección de ATLAS DE CIENCIAS, EDIBOOK, SA, 94 p.

MILOVSKI, A. V. & O. V. KÓNONOV. (1982). Mineralogía, Moscú, MIR, 319 p.

KLOCKMANN, F. & P. RAMDOHR. (1955). Tratado de Mineralogía, Barcelona. Edit. Gustavo Gili S.A, 716 p.

RODRIGUEZ, S. (1986). Recursos Minerales de Venezuela. Boletín del Ministerio de Energía y Minas, Caracas. 15(27). 215 p.

| Página Principal de Minerales | Listado de Minerales |
| Código Geológico de Venezuela | Enviar Comentarios
|

© PDVSA-Intevep, 1997